jueves, 23 de julio de 2009

Wal Mart: o se vuelven verdes, o se vuelven verdes.

Durante mucho tiempo, Wal Mart ha sido blanco de críticas por ser la cadena #1 de "megamercados" del planeta, representar la cúspide del capitalismo y el consumismo, y por tener una eficiencia envidiable en compras y cadena de suministros.

Pero en el 2009, uno de los objetivos estratégicos de Wal Mart era hacer que los activistas se tragaran sus palabras. Y por lo visto, están a punto de lograrlo. Hace unos días, Wal Mart salió con una noticia que de seguro va a cambiar el mundo, y va a romper la inercia que no han podido romper académicos, investigadores y políticos en casi 20 años.

En los próximos años, todo producto que se venda en Wal Mart va a ir etiquetado con sus respectivas emisiones de carbono, consumo de agua, e índice de impacto ambiental. Va a ser obligatorio para todos y cada uno de los proveedores controlar y reportar a Wal Mart los impactos ambientales de su producción, y permitir que Wal Mart les audite esos reportes cuando quiera. Y el que no reporte emisiones, lo sacan de la cadena de suministro.

La medida es interesante por dos razones. Primero, porque por primera vez realmente se va a educar al consumidor en impacto ambiental. Se le va a enseñar a la gente que cada producto que compran generó un impacto al planeta, y se le va a dar una manera fácil de discriminar entre fabricantes amigables y no tan amigables con el ambiente. Y la población a la que llegue directamente esa educación va a ser la que más importa: la que tiene el dinero y hacer que la economía se mueva.

Pero la medida es aún más interesante porque quien la propone, realmente tiene poder para hacerla cumplir. Los productores muchas veces son buenos para evadir y bailar los controles ambientales del gobierno. Pero los de Wal Mart? Quién se animará a decirle que no al supermercado más grande del planeta? Si el gobierno se enoja con alguien, gran tragedia, lloremos todos. Pero si Wal Mart se enoja con alguien y lo saca de su cadena de proveedores, le está quitando el acceso a miles de millones de hogares, y a miles de millones de dólares, de inmediato. Quién quiere jugarse ese chance? No mucha gente.

Es interseante toda esta tendencia de corporaciones grandes, que de repente vuelcan su poder para empujar medidas buenas para la sociedad en general. Hace unos años todos pensaban que Google estaba loco al proponer sus nuevos estándares laborales. Ahora parece que más bien son todas las grandes corporaciones que quieren darle un empujón a las medidas que ocupa la sociedad, pero que nadie ha logrado sacar adelante.

Será que finalmente se está cumpliendo la pirámide de Maslow en las grandes corporaciones? Que ya llegamos al punto donde tanto dinero y poder tienen, que no les molesta tomarlo y devolverlo a la sociedad que se los dio?

1 comentario:

Conochesanjosedenoche.com dijo...

Sera cierto o simplemente, una empresa jugando de buen samaritano para atraer mas clientela.
Habría que ver cuales van a ser los requisitos mínimos solicitados por esta gente.