jueves, 31 de julio de 2008

Haga una lista "To-Do"

Todos tenemos cosas que hacer. Muchas cosas que hacer. Ahora mas que nunca, estamos cargados de tareas que vienen de todos lados, y van para todos lados.

Y eso solo en el trabajo. Si sumamos todo lo que nos salta en la casa y todo lo que nos salta en nuestras vidas personales, rápidamente podemos ver que estamos en problemas si no nos acomodamos.

Una técnica que existe desde siempre es la famosa lista "de pendientes", o como le llaman los gringos el "To-Do". Es una muy buena solución para empezar a organizar el tiempo, o por lo menos para que no se nos olviden las cosas importantes que tenemos que lograr.

Desafortunadamente la práctica de listar cosas por hacer se ha ido olvidando, por múltiples razones:
  1. Ahora que todos tienen computadora y agenda en el celular y mensajes de texto y correo electrónico y televisión por satélite y Wii y video de ejercicios en Blu-Ray con sonido 7.1, sentarse a hacer una lista en un papel pareciera obsoleto.
  2. Recibimos tanta información, y pretendemos estar tan ocupados, que no tenemos tiempo para estarlo gastando en esas vagabunderías.
  3. Quién anda siempre con un papel y un lapicero?
(Como es de esperar, la gente que cae dentro de una de las tres categorías anteriores generalmente sufre de amnesia crónica de sus tareas, siente que no logra salir adelante con todo lo que tiene asignado, y siente que simplemente no tiene tiempo para nada)

Pero, la realidad es esta: todos tienen tiempo para hacer una lista de cosas por hacer. Cualquiera puede sacar 10 minutos al inicio del día, 10 al almuerzo, y 10 al final para hacer y revisar su lista. Especialmente considerando que a la larga nos ahorrará mucho tiempo perdido y muchas tareas olvidadas.

Haga su lista de cosas por hacer. En donde mejor se le ocurra: una agenda, un cuaderno, una pizarra, en Excel, en Word, como sea. Y actualícela en tiempo real. Cuando se acuerde de algo que tenga que hacer, cuando alguien le pida algo, cuando tenga una nueva necesidad... apúntela. Al inicio del día, vea lo que tiene por hacer y escoja 2 o 3 cosas de las que definitivamente tiene que salir. Y enfóquese en ellas. Luego conforme vayan saliendo, escoja otra mas para hacer, y así sucesivamente.

Por supuesto, es probable que su lista nunca acabe, y que nunca logre tener un papel con todos los renglones tachados. Eso no necesariamente está mal, puede ser simplemente un reflejo de la vida misma, que nunca acaba y nunca se detiente.

Lo que si va a notar es que conforme vaya progresando su lista y vaya formándose el hábito de listar cosas, se irá sintiendo cada vez mas en control y con una mejor perspectiva de lo que tiene por delante. Y verá que solo por eso, valió la pena invertir 10 minutos de su tiempo.

1 comentario:

@@@E-R@@@ dijo...

Excelente consejo y una gran técnica! Yo soy testigo de su efectividad en todo!